CARRUSEL DE NOTICIAS

LA CORONILLA DE LA DIVINA MISERICORDIA

Divina Misericordia

ORIGEN BÍBLICO DE ESTA DEVOCIÓN

Dios mostró su Misericordia cuando Adán y Eva pecaron. En la Revelación, Él mismo se manifiesta como “Misericordioso y Clemente” (Éxodo, 34, 6-7)
La oración de los creyentes a la Misericordia Divina, ha dado lugar a hechos históricos, como:
La salida de Egipto, el perdón de David, etc. La Sagrada Escritura tiene más de 300 citas. Pero los hombres ni valoramos ni imploramos lo suficiente a la Misericordia Divina, por eso Jesús se apareció en Polonia desde 1931 a 1938 a Sor Faustina, encomendándole la misión de recordar a los hombres toda la verdad de la Misericordia de Dios y, a la vez, enseñar nuevas formas de devoción y culto.

DOMINGO DE LA MISERICORDIA

«El 30 de abril del año 2000 San Juan Pablo II canonizó a Sor Faustina y designó como “DOMINGO DE LA MISERICORDIA DIVINA” al segundo Domingo de Pascua, pudiendo ganar ese día Indulgencia Plenaria.
«En esa fecha los Sacerdotes deberán predicar a las almas las bondades de mi infinita Misericordia».
«El alma que acuda a la Confesión y reciba la Sagrada Comunión, obtendrá el perdón total de sus culpas y del castigo, como con el Bautismo.»
Jesús quiere que al “Domingo de la Misericordia” le preceda una novena, rezando el Rosario de la Misericordia.
«Durante esta Novena concederé a las almas todas las gracias»

PALABRAS DE JESÚS A SANTA FAUSTINA

«Mi Misericordia es más grande que todas las miserias de tu alma y las del mundo entero. Por tu alma bajé del Cielo a la tierra, y me dejé clavar en la Cruz».
«Cuando te acerques a la Confesión, sumérgete en mi Misericordia con gran confianza. Si tu confianza es grande, mi generosidad no tendrá límites».
«Quienes deciden no pasar por mi Misericordia, tendrán que pasar por la puerta de mi Justicia».
«No quiero castigar a la Humanidad doliente, sino que antes del Día de la Justicia, envío el Tiempo de la Misericordia».
Esta vida es el «Tiempo de la Misericordia», si la imploramos, la tenemos con el prójimo y la recibimos en el Sacramento de la Penitencia, Dios Padre nos tratará con infinita Misericordia, si no, nuestro rechazo hará que actúe su Justicia.

CONDICIÓN PARA ALCANZAR LAS PROMESAS:

CONVERSIÓN DE VIDA: Toda conversión de vida implica la confianza en Dios y la misericordia con el prójimo

CONFIANZA EN DIOS: «Cuanto más confía el alma, más alcanza».
La Misericordia de Dios es infinita, pero la podemos limitar con nuestra falta de confianza en Él o nuestra falta de misericordia con el prójimo.

MISERICORDIA CON EL PRÓJIMO: «Si un alma no practica la misericordia de alguna manera, tampoco la alcanzará de Mí en el día del Juicio».

POR ESO ORAMOS: «Perdona nuestras ofensas, así como nosotros perdonamos a los que nos ofenden». Meditemos que pedimos a Dios perdón, en la misma medida que nosotros lo
practicamos con el prójimo.

CUADRO DE JESÚS MISERICORDIOSO

Jesus_confio_en_tiJesús dijo a Sor Faustina: «Pinta un cuadro según me estás viendo, con la invocación: «JESÚS, EN TI CONFÍO». Quiero que se venere en el mundo entero».
«Los dos rayos que salen de mi Corazón significan la Sangre y el Agua que brotaron el día de mi Sacrificio en la Cruz. El pálido significa el Agua, que purifica las almas. El rojo, la Sangre que les da la vida».
«Prometo que el alma que venere ese Cuadro, no se perderá. Prometo, ya aquí en la tierra, la victoria sobre los enemigos y, sobre todo, a la hora de la muerte Yo mismo la defenderé como a mi Gloria». En tu hogar y en tu cartera ponlo en un lugar preferente.

ROSARIO DE LA MISERICORDIA

El señor le dedicó 14 revelaciones: «Por medio de este Rosario obtendrás todo, si lo que pides está de acuerdo con mi Voluntad» «Quien lo rece, alcanzará gran Misericordia en la hora de su muerte» «Cuando los pecadores empedernidos recen este Rosario, llenaré sus almas de paz, y será feliz la hora de su muerte»

ROSARIO DE LA MISERICORDIA

ROSARIO DE LA MISERICORDIA

Comienza con un PADRE NUESTRO, AVE MARÍA Y CREDO, y luego, con un rosario reza 5 decenas. Cada decena comienza diciendo:

«PADRE ETERNO,
TE OFREZCO EL CUERPO, LA SANGRE,
EL ALMA Y LA DIVINIDAD DE TU AMADÍSIMO HIJO,
NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO,
PARA EL PERDÓN DE NUESTROS PECADOS
Y LOS DEL MUNDO ENTERO»

Sigue, e implora al Padre Eterno, 10 veces:

«POR SU DOLOROSA PASIÓN,
TEN MISERICORDIA DE NOSOTROS
Y DEL MUNDO ENTERO»

Al final de las 5 decenas, repite tres veces:

«SANTO DIOS, SANTO FUERTE, SANTO INMORTAL,
TEN MISERICORDIA DE NOSOTROS
Y DEL MUNDO ENTERO»

Por último, se reza la SALVE:

REINA Y MADRE DE MISERICORDIA:
¡VUELVE A NOSOTROS
ESOS TUS OJOS MISERICORDIOSOS
Y MUÉSTRANOS A JESÚS,
FRUTO BENDITO DE TU VIENTRE!
HORA DE LA MISERICORDIA

HORA DE LA MISERICORDIA

HORA DE LA MISERICORDIA

Jesús llamó “Hora de la Misericordia” a las 3 de la tarde, por ser la hora de su muerte, diciendo: «A las 3 de la tarde implora mi Misericordia, especialmente para los pecadores y, aunque sea por un momento, contempla mi Pasión; sobre todo el abandono en el momento de mi Agonía. Esta es la hora de la gran Misericordia para todo el mundo. En esta Hora no negaré nada al alma que lo pida por los méritos de mi Pasión»